Aliados en el Arte



Szał uniesień (Frenesí de las exultaciones) de Władysław Podkowiński (1894)

Cuando te aproximas a alguien por el mero interés de sus habilidades, no estás construyendo una amistad real, sino una relación cuasi crematística, muchas veces unilateral, de no existir un intercambio justo. Cuanto mejor, se crea una relación de negocios. Desde un aspecto oculto, no diferente al trato que existe entre brujos y hombres de arcilla desde hace siglos. Lo que realmente no está nada mal, se ofrece un servicio por un pago.

Pero cuando esto se extiende a las deidades/espíritus del Arte, la situación es bastante más delicada. Si vas a una entidad solo cuando necesitas su ayuda, y más serio aún, solo cuando requieres de sus fuerzas maléficas y destructivas, y de resto la delegas “a la parte de atrás del bus”; estas efectivamente edificando una relación meramente contractual, de la cual no esperes recibir ayuda por cuenta propia de la entidad, ni muchos menos conocimiento intuitivo.

Se desarrolla un ritmo propio en estas interacciones etéricas, y aunque difícil es afirmar que algunas entidades desarrollan lazos efectivos, sin duda otorgan beneficios en base a la devoción sincera; naturalmente dependiendo de su naturaleza. Sin embargo, la experiencia me ha demostrado que incluso deidades o espíritus de propensiones oscuras o primitivas, pueden otorgar favores por motu proprio. Otros…otros solo por intercambio, o beneficio, a corto y/o largo plazo; de todo hay en la viña del Maestro.

Esta reflexión nace de diversas experiencias actuales, entre brujos, y sacerdotes/isas que “emplean” a tal o cual entidad para sus propósitos; desechándola cuando logran sus objetivos, hasta que nuevamente necesiten de su ayuda. Esto es aún más marcado con seres especializados en las artes maléficas.

Es imperativo, para el brujo que tome seriamente su sendero, el “trabajar” con entidades especificas de forma reiterativa, con las cuales, independientemente de sus diversos atributos, positivos o destructivos, mantenga relaciones agradables de intercambio y comunión. Esto solo es posible bajo el marco de una tradición particular; o en todo caso, de una autolimitación por parte del practicante solitario carente de tradición.

Autolimitarse en este aspecto no debe verse como una muestra de dogmatismo, sino del establecimiento de un enfoque, que potenciara la práctica del individuo a medida que vaya profundizando en los misterios de tal o cual entidad; y se creara un momentum entre ambos, devoto y objeto de devoción, que traerá beneficios a corto y largo plazo.

De esta manera se evitara el desechar entidades a diestra y siniestra, llamando a algunas solo cuando se requieren sus “talentos” oscuros.

Naturalmente esto no quiere decir que no exista un lugar para la experimentación en lo oculto, y pecaría yo de hipócrita si negase el hecho de que he lidiado con diversos entes por mero animo investigativo; más aún siendo un apasionado por la evocación a manifestación física. De hecho, en esta entrada podrán ver que he sido culpable de emplear métodos bastante coercitivos en el pasado.

Empero, es algo esporádico, pues siendo parte de una tradición y corriente determinada, me muevo directamente con un conjunto de Dioses y espíritus concretos, con los cuales he establecido una relación solida, hasta el punto de que algunos de ellos me conceden favores que inicialmente podrían pensarse ajenos a su naturaleza; tal es uno de los beneficios de las relaciones a largo plazo, y no solo cuando nos conviene.

Tal vez es una aproximación que nace no solo de la experiencia comprobada, sino de mis propias inclinaciones personales.

Años atrás decidí comenzar una serie de ritos saturninos, con el ánimo de atraer a mí ciertas energías del augusto planeta; inicialmente la relación era meramente contractual, sin embargo, con el tiempo, me sentí incomodo al simplemente “usar” (palabra que detesto en el ambiente esotérico en relación a espíritus y Dioses) esta fuerza, aunque técnicamente como energía planetaria tiene más cabida este utilitarismo, por razones que escapan a este escrito. Suficiente decir que mi trato evolucionó a una relación más cercana, en donde yo no me sintiera que simplemente empleaba a los seres de Saturno para fines distintivos y luego los lanzaba al abismo para olvidarme de ellos. Desde entonces me convertí en un devoto de la corriente Saturnina, lo que ha demostrado ser sumamente beneficioso a largo plazo.  


Sigilo de Saturno por Travis Crip

Probablemente la cercanía no era del todo necesaria cuando se trataba de una energía planetaria, pero mi lado romántico terminó por ganar. Y, por más abstractas que suelan ser las corrientes de los planetas, de alguna manera son responsivas al trato reiterativo y sincero; no son tan mecánicas como podríamos suponer en primera instancia, para mi sorpresa entonces. 

De tal manera que, sintetizando esta entrada reflexiva, es imperativo manejarse dentro de una estructura especifica de interacción y fuerzas involucradas, lo que mis estudiantes saben que denomino Imaginería, y bien saben ellos cuantas horas, largas y sobrias, dedico en las lecciones y charlas que imparto, respecto a que es y porque es una pieza quintaesencial en el Oficio. 

Mantener un panteón personal, sea producto de una tradición, o por motivación propia del practicante, siempre que tenga evidentemente lógica cultural y energética, permitirá evitar este “uso” soez de seres, tan común no solo en la New Age, sino en individuos que efectivamente están inmiscuyéndose en el Arte, pero no poseen aún conocimientos sólidos de interacción.

He visto como la propia Hekate es llamada por algunos solo cuando necesitan de su negra justicia, pero luego es relegada y guardada en un cajón. Sería yo un supremo felón si hiciera la vista gorda respecto a la misma clase de trato vicioso con otras fuerzas.

Que esta sea una prudente lección para mis lectores en su aproximación a los Poderes; comprobaran que mantener vínculos permanentes tendrá efectos tremendamente positivos en su práctica; obtendrán no solo resultados exitosos, sino poderosos aliados en el Arte.

No hay comentarios :

Publicar un comentario