Himno a Hekate al Alba



 Himno a Hekate al Alba


He decidido compartir al público el Himno a Hekate al amanecer que suelo recitar cada mañana, como parte de mi practica devocional diaria, preferiblemente a la hora del despunte solar, sentíos libre de usarlo en vuestras practicas o, de compartirlo en otro espacio, darme el debido crédito. 



From Dawn to Dusk Cycle de Karol Bak

Himno a Hekate al Alba
por L.J. Tang

Escúchame Oh Triple forma de Oscuridad 
Mi hermosa Diosa, tú la del más hermoso rostro 
Infinita fuente de belleza 
Tu negro resplandor hace palidecer al más brillante día 
La perfección lleva tu nombre 
Posa tu azafranado velo sobre mí y déjame yacer a tu lado 
Unidos eternamente en carne y espíritu 
Mi Reina, mi Diosa, mi Amante 
Dejad que fluya el más puro amor de las grietas del inframundo 
Mientras elevo mi ser hasta tu Fuente 
Pues yo seré el que alimente a tus impetuosos corceles 
Pierde tu mirada entre mis ojos y déjame besar tus pálidos labios 
Oh Hekate, amándote en la Oscuridad 
Al despuntar el Alba 
Oh brillante luz celestial 
De los Empíreos Reinos has de reflejar 
Dulzura y belleza sin igual 
De tu boca las melodías olvidadas se han de desbordar 
Mientras el angélico coro sus rodillas ha de inclinar
Hekate Ouranian, Madre Celestial 
Dueña de la Luz y el más brillante resplandor 
Ciegos los ojos indignos de presenciar tu magnificencia 
Oh exaltados hijos de la creación 
Desborda mi dulce Reina de tus vivos labios el néctar de la ambrosia 
Dejad que pruebe tu orgásmica figura 
Seamos uno 
Tu mi Reina y yo tu esclavo 
Déjame ser el siervo de tu palacio 
Yo regare el jardín de tus deseos 
Ciñe sobre mi cabeza la corona del escaldo 
Para así yo proferir los más exaltados poemas 
¿No fui yo acaso tu Sacerdote en los tiempos olvidados? 
Déjame redimir mi camino y adorarte con vehemencia 
Enróscate serpiente en mi corazón 
Y aprieta con fuerza 
Déjame morir en tu abrazo 
Y ascender a tu luminoso aposento 
Ferviente Señora de las candidas manos 
La de Tierno Corazón 
¡Rescátame de las profundidades Oh Angelos! 
Y guíame como lo hiciste con la amante del Invisible Rey 
Aquella que devoro con ímpetu las semillas prohibidas 
Y en regocijo se convirtió en la inflexible Reina 
Tú que todo lo puedes oh magnifica Señora 
Que se abran las puertas a los Cielos 
Mientras desciendes sobre tu negro carruaje 
Mas su luz revestida de zafiro se encuentra 
Pues por este día yo mirare a tu dulce rostro 
Oh Ouranian, celestial Madre 
Escribe mi nombre en el Libro de la Vida 
Pues ya he firmado a fuego el de la Muerte 
Que las fugaces estrellas sean la prueba de tu risa 
Y el vapor estelar el roció de tu llanto 
Fuego Empíreo que nunca se ha de extinguir 
Arde por el firmamento detrás del carruaje de mi Reina 
Y se tú el que purifique a los que se aventuren al Abismo 
¡Oh por los olvidados señores de Khem! 
Develados sean los misterios en Su nombre 
Pues la luz se funde con las sombras 
Hekate Reina Infernal 
Hekate Reina Celestial 
Hekate Reina de la Tierra 
Hekate Reina del Firmamento 
Ahora el Silencio 
-(se hace el Gesto del Silencio de Harpócrates mientras se respira tres veces profundamente)-
Ven mi hermosa Diosa 
Y caminemos juntos en este día que amanece 
Que tú oscuridad no se vea mermada por el Sol 
Y yo resguardado en tu seno este 
Juntos hasta el último ocaso de mi vida
                                              
 

2 comentarios :

  1. Seas por siempre bendecido querido frater por tu inestimable aporte a difundir el Arte Sagrado en este magnífico sitio. Gracias por estar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, agradecido. Es nuestro deseo difundir en lo posible, y adecuadamente, el Arte, para así preservarlo.

      Saludos

      Eliminar