El Espíritu Familiar




El Espíritu Familiar



Witches' Familiars 1579


La naturaleza del llamado Espíritu Familiar, o Famulus, es una que en la época contemporánea ha sido tergiversada y edulcorado por los movimientos neo-paganos modernos, quienes, similar a como sustrajeron las características menos placenteras de las deidades, hicieron lo propio con el Familiar, aunque dudo que fuese por malicia y más por mera ignorancia.

Hay cosas que no pueden ser reveladas, no por este medio digital por lo menos, sería poco prudente e irrespetuoso a cuestiones que poseen un carácter sagrado y que son guardados férreamente por Tradición, y Sangre en algunos casos. Por esta razón, por el respeto que me obliga el Arte y los hermanos de Cuerno, Ojo y Fuego, evitaré mención directa acerca de procedimientos no divulgados ni métodos de obtención iniciáticos, y me remitiré a anécdotas e información histórica y personal en la medida que considere prudente su mención. Tampoco convertiré esto en un análisis histórico, para ello están estudios antropológicos más profundos, mi visión y exposición parte, como de costumbre, desde mi posición como Brujo. Al final del escrito encontraran referencias bibliográficas útiles.



“Margerie confesó que poseía en verdad dos diablillos que le fueron entregados por su Madre. Su Madre le dijo que si ella no los deseaba entonces la vieja Joan Pechey estaría feliz de recibirlos”

   Peter Haining, The Witchcraft Papers 1974

Las historias relativas al Familiar de los Brujos, aquel espíritu conferido por el Diablo, o que se aproximaba por su propia cuenta para pactar, tuvo un auge tremendo en el Reino Unido, y en cierta medida en Francia, por esta razón suele argumentarse que fue solo en esas regiones específicas que este se presentaba, sin embargo la naturaleza del mismo es tan generalizada que es imposible radicarlo en un solo territorio puesto que ha estado presente, si bien con otros nombres, en diferentes lugares del globo. Aun así nos compete en este caso la naturaleza del Familiar de acuerdo a las corrientes mágicas europeas, y por supuesto la visión empleada se fundamenta en mi perspectiva personal alimentada a través de mi experiencia espiritual directa. Dado que de esto se encuentra reducida información en español, tanto de forma teórica como empírica, considero que será un útil instrumento para el que desee familiarizarse, si se me permite el uso de tal palabra, con el tema propiamente dicho.

Primero que nada nos es imperativo el identificar lo que es el Familiar.

Este puede definirse como una entidad espiritual, de diversa procedencia y naturaleza, que funge como un ayudante y aliado del practicante del Arte, sea cual fuese la denominación que este se dé así mismo, y que, gracias a un acuerdo o pacto, es capaz de llevar a cabo favores para el individuo al cual se encuentra atado. No puede ser confundido con un guía espiritual propiamente dicho, puesto que este último cumple un papel diferente, como está al tanto el curioso en temas esotéricos.

La previa definición nos permite descartar ciertas cuestiones e iluminar otras. Primero que nada está el hecho de que el Famulus es una entidad de un origen eminentemente etérico, en un momento verán la importancia de esto, en segundo lugar la relación es una de intereses en común y no precisamente abnegada, aun cuando en ocasiones la entidad es enviada por una deidad, y no cualquiera puede enviarla, siempre pedirá algo a cambio de sus acciones; tercero, se clarifica que no es un guía espiritual desinteresado que tiene como misión el socorrernos en nuestras dificultades y llevarnos por el camino correcto de nuestra evolución material y espiritual, por lo menos no expresamente. También podemos observar que el Familiar no equivale a un ancestro, y si bien hay espíritus de los Fenecidos que cumplen papeles similares a un Famulus no lo son propiamente. El Espíritu Familiar es ante todo un aliado y, aunque algunos Brujos lo han denominado sirviente, es mejor considerarlo un compañero de negocios con el que, si se cultiva la relación, puede desarrollarse una amistad fructífera, siempre que se respeten acuerdos previos.

Es importante señalar que si bien la mayoría de la información referente al Familiar, denominado explícitamente como tal, se basa en las fuentes medievales, y por lo tanto está influenciado por la imaginería que soporta a la Brujería pagano-cristiana que imperó de forma virtualmente absoluta en la Europa medieval, y que, como he señalado en otras ocasiones, produjo una viva corriente brujistica que no necesariamente escondiese conscientemente un aspecto devocional activamente politeísta; la presencia del Familiar como ayudante de hombres y mujeres espirituales, aunque llamado por otros epítetos dependiendo del lugar y tradición, es una que tiene una larga data. De hecho, algunos de los 72 espíritus presentes en el Legemeton pueden ser considerados Famulus potenciales. Como caso interesante tenemos al espíritu Luridian que es mencionado en “The Discoverie of Witchcraft” de Reginald Scot, y ,si bien el propio Scot era un escéptico, logro recopilar importante información referente a creencias mágicas que tenían un arraigo profundo y que antecedían a la época renacentista en la que él vivió. Este espíritu domestico tenia, supuestamente, una vieja procedencia que se remontaba al Medio Oriente, y a través de los romanos había llegado a establecerse al Norte de Escocia. A continuación reproduzco un extracto del mencionado libro:


…“Es un Espíritu del Aire de la orden de Glauron, se dice que procrea como lo hacen los mortales. Es enviado por su Maestro a recorrer Laponia y Finlandia, también la partes más norteñas de Rusia, limitando con el congelado océano del norte: su oficio es demoler fortalezas de enemigos, destruyendo en la noche lo que construyen en el día; extinguir fuegos y hacer que sus disparos no puedan ser encendidos, porque su naturaleza es ser enemigo del fuego y bajo su Maestro, con muchas legiones, él sostiene guerras continuas con los espíritus fogosos que habitan la Montaña Hekla”…


El texto continúa con un procedimiento para evocar a Luridian en el cual puede verse una mezcla entre elementos chamánicos, de origen escandinavo, y cristianos. La naturaleza pre-cristiana del espíritu domestico es palpable, sin embargo como es común las técnicas judeo-cristianas son empleadas por el Mago para atar a las entidades, como ocurre en los procedimientos salomónicos. Aun así, es señalado que Luridian debe ser complacido con ciertas ofrendas para mantener su servicio de forma eficaz.

Esta digresión me permite conectar a un hecho fundamental que mencioné fugazmente en la definición del Familiar, y es la cuestión de que esta es una entidad eminentemente espiritual.

Actualmente el término Familiar es empleado para definir a cualquier mascota que un “Brujo” posea, la palabra es usada indiscriminadamente y solo evidencia una grosera ignorancia del tema. Lamento informar que en la abrumadora mayoría de los casos el gato, perro y perico que poseen estos habilidosos practicantes de “Brujería”, son solo eso, animales de compañía, amorosos e inteligentes sí, pero no son en absoluto Familiares, por lo menos no en el sentido que nos atañe y que corresponde al Arte Magicae. Creo que esto se debe a la falta de profundidad y estudio que gobierna al Paganismo New Age y que va junto a la abrumadora cantidad de libros acerca del “Poder de las Velas” y las “Piedras Mágicas”. Un animal puede ser un valioso compañero, leal y atento, sin embargo no confundamos ni ridiculicemos tópicos de seria magnitud.

El Familiar es indefectiblemente un espíritu al servicio del Brujo, un aliado en el Oficio. Este puede ser conferido por alguno de los Dioses Brujos como un guía y compañero, o puede aproximarse por cuenta propia al practicante, esto en la mayoría de los casos a través de sueños, en primera instancia por lo menos. En ambas circunstancias la entidad requeriría ser atendida para mantener su lealtad y eficiencia en niveles aceptables. El espíritu, como es tradición incluso para las deidades en las practicas mágicas, requiere primeramente de un receptáculo inanimado, el cual sirva de portal y residencia temporal en este plano, una conexión entre lo espiritual y lo material. Sobre esto podemos encontrar analogías en diversas tradiciones, incluso en algunas tan lejanas como las practicas de Palería africana. En el acervo cultural europeo encontramos jarrones con rostros diablescos que dan indicios de esta tradición.




 Witch Bottle, empleada como Botella de Defensa e igualmente útil como recipiente inanimado para un Espíritu Familiar


Es alrededor de este recipiente que las ofrendas serán entregadas en la mayoría de los casos. La comunicación con el espíritu será por medio de los dotes de videncia del practicante, de forma onírica o a través medios oraculares.

El Famulus también puede tomar residencia esporádica o asidua en un receptáculo carnal, y es aquí donde parten las historias de las mascotas que sirven a las Brujas en sus hechizos y ritos. La criatura elegida puede variar desde el animal domestico hasta uno en estado salvaje que deambule por las cercanías del hogar del Brujo, todo depende del ambiente en el cual el individuo resida. Por tradición, el animal, si es uno que se pretenda sea residencia constante del Espíritu Familiar, será procurado a temprana edad. La clase de bestia puede variar y las posibilidades son innumerables. Es conocido el Juicio de Warboys en 1593 en el se decía que unos pollos servían como familiares de una de las Brujas acusadas. Fuese esto cierto, o no, nos permite imaginar las posibilidades.


 The Discovery of Witches (1647)


En la imagen se evidencian diversos animales siendo señalados como receptáculos de los espíritus familiares

Al animal, ya sea uno permanente o semi permanente, pues el Familiar lo poseería cuando fuere necesario, es costumbre alimentarlo una vez al mes, generalmente durante la Luna Llena, con unas gotas de la sangre de su Amo, para así mantener una conexión potente. De igual forma al solicitarle un trabajo o ayuda especial el Famulus ha de ser alimentado con el líquido vital. La razón del uso de la sangre como pago es una que puede ser profunda y que nos desviaría del tema en curso, suficiente es decir que el bermejo liquido es uno de valioso poder, símbolo de la vida y que en si mismo nos conecta al mundo espiritual, y su uso pude trascender mas allá del simple pago, pues sirve como un potenciador en sí mismo, un robusto canal de acción. De igual forma el Familiar puede variar su residencia carnal entre el animal domestico especifico y animales salvajes que sean convenientes para comunicar algo en un momento dado.


“Cada vez que él (Sathan) hacia alguna cosa por ella, ella dijo que él requería una gota de sangre, la cual ella le daba punzándose a sí misma, algunas veces en un lugar y otras en otro, y donde ella se pinchaba allí se formaba un punto rojo”  

Elizabeth Francis respecto a su Familiar, el gato Sathan. “Witch Hunting and Witch Trials” de Cecil Ewen 1929


El punto rojo de la cita solía llamársele la Marca del Brujo por parte de los cazadores de Brujas, y era una de las pruebas más ansiadas a la hora de presentar evidencias en los juicios pues corroboraba que el individuo tenía un pacto con una criatura sobrenatural y diabólica.

Aun cuando las historias se enfocan en la ayuda maléfica que brindaban estos espíritus sus acciones no se enfocaban meramente en ello, pues también ayudaban en quehaceres hogareños, de allí que fuesen denominados como Espíritus Domésticos en ocasiones, además de procurarle asistencia económica a su amo cuando este lo requiriese, e incluso prestaban su auxilio en la cura de enfermedades como nos señalan las historias de los Pellar de Cornwall, en donde Familiares de naturaleza feérica prestaban sus poderes para remover maldiciones o sanar a pacientes de los Cunning Man y Cunning Woman.

El Famulus es pasado de generación en generación cuando las circunstancias lo permiten, convirtiéndose en protectores de una familia en cuestión, y manteniéndose en sagrado secreto la forma en que ha de ser cuidado para que continúe su servicio.

A pesar de que la relación suele ser una de intercambio mutuo debe ser cultivada adecuadamente, y, como mencione antes, no es inviable que se forme una respetuosa amistad. Esto también depende en gran parte del carácter particular del Familiar, pues cada uno tiene sus propias propensiones. De igual formad no esperad que la entidad realice servicios dificultosos y rápidos si no se ha establecido una interacción cordial y bien sedimentada, de la misma forma que no le pediríais a alguien que apenas conoces dinero no podéis esperad que el Familiar de buenas a primeras otorgue grandes favores, se debe construir gradualmente la confianza.

Concerniente a la obtención del espíritu pueden ser variadas las formas, y si bien no daré procedimientos directos, puede mencionarse su otorgamiento por parte de un pacto con el Maestro Cornudo, por acercamiento directo de la entidad, la cual desea establecer una relación de intercambio, por herencia familiar, o por solicitud del practicante a una entidad con la cual haya entablado conversación durante un tiempo adecuado. Hago hincapié en que la naturaleza del Famulus es variada, y puede ser un espíritu feérico, infernal o elemental.

Fundamental entender que a la hora de realizar un pacto con la entidad es necesario respetarlo, por lo que se deben discutir los términos las veces que sean necesarias, mantener una posición de autoridad a la hora de negociar es importante, y no ceder ante pedidos excesivos, es sabido que a veces estos espíritus pueden intentar aprovecharse de alguien sin experiencia. Sabed que usted es el Brujo, el Mago, y en su interior yace el Poder de quien es puente entre los Mundos y comulga con los más elevados Señores. El respeto debe prevalecer entre ambas partes.

El Espíritu Familiar es el aliado por antonomasia del practicante del Arte, y puedo decir sin temor a equivocarme que el Brujo estará incompleto hasta que tenga a este útil compañero a su lado, proporcionándole ayuda y poder, y siendo mensajero de los Dioses Brujos. Su servicio es inestimable y es él quien auxiliara al practicante en sus hechizos y rituales, instruyéndolo acerca de los viajes nocturnos, el cambio de forma, prestando su poder para potenciar sus obras, protegiéndole, y advirtiéndole sobre enemigos escondidos y declarados, físicos o espirituales. Dado su naturaleza vibratoria inferior, comparada a la de los Dioses, comunicarse con él supone una empresa simple, y no requiere la purificación que suele ser necesaria a la hora de entablar conversación oficial con los Dioses, estando a nuestra disposición permanentemente, pues precisamente ese es su papel, el de auxiliarnos en lo que requiramos.

Alimentadlo bien, cultivad la relación, habladle constantemente, cuidad tanto su receptáculo inanimado como el carnal, no olvidéis que el animal que este posee tiene sentimientos y necesidades propias, y merece igualmente todo el afecto que pueda otorgársele pues está siendo empleado como un depositario de la esencia de vuestro Aliado. Cumplid lo dicho y tendréis un compañero en la guerra y en la paz que os ayudara en su ascenso espiritual.

Espero que este tópico haya aclarado dudas y disipado concepciones erradas en torno al mismo, y pueda entenderse por fin un poco acerca de la naturaleza del Familiar, uno de los elementos constitutivos más importantes de la Brujería.







Referencias bibliográficas:

-Witch Hunting and Witch Trials de Cecil Ewen

- Discoverie of Witchcraft de Reginald Scot

- The Witchcraft Papers de Peter Haining

-El Legemeton, edición de Mathers


2 comentarios :

  1. ¿Hay algun libro de habla castellana que trate especificamente de los familiares?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos,

      De momento no conocemos ninguno en castellano. Un amigo ha hecho la traducción de uno que toca el punto, pero hasta que él no decida publicarlo no podemos decir más al respecto.

      Eliminar