La incorporación divina en la Base Material considerando el género del practicante




La incorporación divina en la Base Material considerando el género del practicante

Por L.J. Tang


El siguiente tema ha sido traído a colación a raíz de acalorados debates, si es que pueden llamarse de tal forma cuando la verborrea de un individuo no permite la libre expresión de otros, en los cuales me he visto envuelto. En tales discusiones el tema, polémico para aquellos con débiles bases argumentativas, mas absolutamente de básica comprensión para el ocultista serio, de la capacidad de “canalizar” una entidad, en este caso divina, en un receptáculo humano o Base Material, llamado vulgarmente “materia” o “canal”; en base al género sexual del practicante. Algunos han alegado que una entidad o deidad de género masculino o femenino se encuentra imposibilitado de “poseer” a un receptáculo del sexo opuesto a la entidad, considerando que es imposible que, digamos por ejemplo, una Diosa yazca en la carne de un practicante masculino. Tal argumentación es absolutamente inválida para el lustrado ocultista, y lo demostrare con este pequeño ensayo.

Es importante señalar que soy un practicante de Magia Ceremonial y Ocultista, mi intención con esto es dejar claro la postura espiritual y sistemática de quien les escribe, pues no soy movido con ningún tipo de ímpetu emocional en lo que se refiere al tema en si, es decir, mi percepción del tópico es analizada desde la objetiva visión del ocultista que soy, fundamentado en bases teóricas, practicas y por supuesto históricas, como verán dentro de poco.

En primer lugar, el proceso de incorporación o canalización de una entidad se puede definir como la sustitución del consciente del receptor por la consciencia de la entidad llamada a poseer el cuerpo. La agresividad de la posesión varia dependiendo tanto de la tradición y su sistema, como del receptor, y de la entidad misma, siendo un proceso relativo. Por experiencia se ha comprobado que la entidad, y en este caso estamos concentrándonos en fuerzas divinas no en espíritus inferiores, nunca puede incorporar totalmente su consciencia en el receptáculo, sino mas bien una fracción de la misma, por razones lógicas, pues nos estamos refiriendo a una deidad o entidad superior, que no puede ser contenida en su totalidad por la materia. De igual forma la entidad tomara parte del conocimiento radicado en el subconsciente del individuo, de allí que se busca que, para facilidad de la entidad, el receptáculo sea lo suficientemente instruido y preparado, pues tal condición amplia la capacidad comunicativa de la deidad; pues repito, en una canalización, por mas poderosa que sea la entidad, su basto poder no podrá ser usado en su totalidad mientras se encuentre “aprisionado” en un receptáculo.

Eso en cuanto a la parte técnica de dicho proceso y en que consiste técnicamente hablando. He de acotar que existe una diferencia entre el proceso de canalización física y una técnica de “posesión mental y espiritual” en la cual la mente del practicante y de la entidad se unen, sin necesidad de una toma absolutamente física; en tales casos la gnosis recibida por el Dios toma un cause totalmente libre y fluido, siendo capaz de desbordar con conocimiento y sabiduría la mente del practicante sin que este pierda siquiera su capacidad conciente. Lograr esa posesión mental lleva incluso mas practica que una “canalización a cuerpo completo”, pues en dicho proceso el adepto y su Dios son uno durante el procedimiento, y las puertas a la mente de la divinidad se abren de par en par para el practicante; siendo una de las formas mas útiles para lograr el estado necesario, el congreso sexual con la entidad. A este proceso lo he denominado “Posesión Cognitiva”. Mas hoy no hablaremos de esta técnica, nos concentraremos en la incorporación divina estándar o canalización a secas.

El argumento polémico en torno al tema radica en la creencia, por demás banal, de que una Diosa no puede incorporarse a un hombre y/o un Dios no puede poseer a una mujer. Aparte del hecho de que las entidades, sean espíritus o Dioses, no discriminan el género de la materia a ser ingresada, salvo ciertas excepciones como por ejemplo Artemisa, entre otros; a raíz de la superficialidad mundana del cuerpo y el pragmatismo de estos seres, existen razones energéticas que son de peso en el proceso de la canalización y los veremos a continuación.

El proceso de canalizar es un método eminentemente pasivo, y con esto me refiero a que el practicante ha de “bajar la guardia” y dejarse llevar por las energías que lo rodean. De allí que el acto de canalizar no sea propio, comúnmente, del Mago Ceremonial, no porque este no sea capaz de realizar tal acto, todo lo contrario, el Mago Ceremonial muy capaz es de recibir en su cuerpo a cualquier entidad, y de cualquier genero; sino porque al ser el oficiante de una ceremonia es menester que el Mago mantenga un rol activo, para así direccionar las energías, aun cuando en muchas ocasiones, y lo digo por experiencia propia, durante las ceremonias, incluso las de evocación, las vibraciones energéticas resuenan a tal punto que el propio Mago puede estar en peligro de perder el control de la situación, de allí que el rol activo ha de ser mantenido con rigurosidad en ciertas practicas de magia ceremonial .

Este ejemplo espero ayude a plasmar en mis lectores la naturaleza pasiva de la canalización. Y yendo más lejos me tomare la libertad de publicar un extracto de la fabulosa novela de Virgilio, La Eneidad, donde un ejemplo del carácter receptivo de la canalización es mostrada, el receptáculo en la narración no es otra que la Sibila Deifobe, Sacerdotisa de Apolo y Diana:

“Ahora es el momento de consultar los hados- dijo la virgen- : ¡he ahí el Dios!”. Apenas pronunciadas estas palabras a la entrada de la cueva inmutósele el rostro y perdió el color, y se le erizaron los cabellos, jadeando y sin aliento, hinchado el pecho, lleno de sacro furor, parece que va creciendo y que su voz no resuena como la de los demás mortales, porque la inspira el numen ya mas cercano”

Mas adelante, luego de las palabras de Apolo, continúa el embate divino:

“En tanto, aun no sometida del todo a Febo, revuélvese como una bacante en su caverna la terrible Sibila, procurando sacudir de su pecho el poderoso espíritu del Dios, pero cuanto mas ella se esfuerza, tanto mas fatiga él su espumante boca, domando aquel fiero corazón e imprimiendo en el su numen”

Esto nos proporciona un dato interesante, y es que en el proceso de la canalización divina, así como de hecho en cualquier tipo de canalización, el receptáculo juega un papel pasivo, mientras que la fuerza a penetrar es eminentemente activa, sea femenina o masculina la entidad.

Y esto nos hace ver que la misma situación se presenta en el canal, pues, sin importar el género del practicante, este ha de tomar una actitud pasiva. De allí que, por la naturaleza de la mujer, en esencia pasiva, esta sea mas propensa a ser tomada como instrumento oracular. Y decir esto no es ser machista ni patriarcal, ni otra denominación que alguna bruja con el feminismo exacerbado hasta tal punto que decae en el feminismo mal interpretado y aberrado de hoy en día, quiera darme. Esto es sencillamente un hecho tangible, que inclusive se ve reflejado en el ordenamiento divino, pues en el propio Árbol de la Vida la columna femenina es considerada la fuerza pasiva de la creación, aquella que le da forma a la emanación divina activa de las Sephiroth del Pilar de la Misericordia.

Mas a pesar de ello la mujer, para ciertos ritos, en especial si se inmiscuye en ceremonias de Alta Magia, puede tomar una posición activa y por lo tanto masculina, al igual que el hombre, en esencia activo, puede tomar una actitud pasiva y por extensión, femenina; y es esta ultima la que le permite incorporar dentro de si a las entidades, sean masculinas o femeninas. Pues si bien a primera vista una Diosa poseería de mejor forma a una mujer, es indudable que esta puede de hecho considerar que un hombre puede estar mucho mejor preparado para recibirla, pues el individuo puede tener un poder personal de mayor envergadura o cualquier otro atributo que frente a la divinidad lo convertiría en un recipiente mas adecuado para si misma.

Tal cuestión aplica igualmente a la canalización de un Dios en una mujer. Podemos tomar como ejemplo al portentoso Ares, un Dios viril, representante de aspectos agresivos, masculinos e incluso intolerantes del hombre. En una incorporación divina pueden encontrarse en ceremonia un hombre y una mujer, y se trabaja con la entidad ya mencionada. El Dios Ares decide descender en un cuerpo, mas el hombre en cuestión es de un carácter pusilánime y afeminado, mientras que la mujer es inexorable y belicosa, es evidentemente a quien Ares preferirá debido a su peculiar naturaleza, independientemente de su género; siempre y cuando la mujer en cuestión, a pesar de su vehemente comportamiento, mantenga una apertura pasiva, que le permita al Dios penetrarla en posesión. Tales cuestiones no solo tienen su sustento teórico, ya expuesto, sino también empírico he de acotar.

De modo que, como pueden ver, la idea comienza a tomar forma; mas repasemos puntos relevantes en cuanto al tema:

1-La canalización, divina, o con entidades de menor nivel, es la sustitución de una conciencia por otra
2- La canalización estará, de una u otra forma, condicionada por el subconsciente del receptáculo, aun cuando exista una aparente perdida total de consciencia.
3- Es un proceso eminentemente pasivo, que requiere que el canal, ya sea hombre o mujer, tome una posición receptiva, sumisa y, por extensión, femenina. Esto sin importar si la entidad a ser incorporada es de naturaleza femenina o masculina.
4-El hombre es capaz de incorporar entidades del género femenino, al igual que la mujer entidades del género masculino. Esto en base a la naturaleza de la fuerza a incorporar y a las leyes de existencia trascendental del cuerpo, que van más allá del género biológico.

En el último punto quiero hacer la acotación que indudablemente el género biológico es de suma importancia, pues determina el estado natural del ser, para el hombre el estado activo y para la mujer el pasivo, además del hecho de las preferencias de ciertas entidades que no pueden ser obviadas.

Aquí caemos en un tema de poca seguridad, pues veleidosos son los caracteres de ciertos Dioses, y existen Diosas que prefieren descender en hombres, con ciertas tendencias psicológicas y sexuales; y Dioses que gustan, en algunas de sus facetas, descender en mujeres, por lo que caemos en la nebulosa voluntad divina. Mas los preceptos ya expuestos son, en términos generales, inmutables y certeros.

Ahora, establecidos tales axiomas técnicos, podemos pasar a desarrollar algunos puntos.

Los Dioses poseen, esencialmente, ambos sexos, en el contexto de que tienen características tanto femeninas como masculinas, es decir, activas y pasivas. Evidentemente una más que la otra dependiendo de la deidad. Y como es Arriba es Abajo, igualmente el hombre y la mujer en este plano. Por lo cual no es de extrañar la capacidad de estos seres para poseer tanto a hombres y mujeres, siempre y cuando los últimos sean capaces de establecer un posicionamiento receptivo/pasivo, que permita a la fuerza penetrar con ímpetu el cuerpo y la mente, apoderándose del receptáculo preparado.

Algunos podrán argumentar entonces que la mujer es mucho mas adecuada para canalizar estas fuerzas, tal consideración seria infantil y carecería de total validez frente a un análisis ocultista serio.

La mujer ciertamente posee el carácter pasivo en mayor intensidad, aparentemente, que el hombre, por su género biológico, mas esto no quiere decir, en lo mas mínimo, que el hombre no pueda desarrollar su carácter pasivo incluso de forma mas completa que la mujer. Para soportar este argumento me voy directamente a la organización cósmica del Árbol de la Vida.

La Sephiroth de la Severidad se denomina Geburah, y es conocido como La Ira de Dios, y corresponde al planeta Marte, a muchos les sorprenderá saber que Geburah es realmente de naturaleza femenina, posicionándose en el Pilar Izquierdo del Árbol. Mientras que Chesed, la Misericordia, con todas sus atribuciones femeninas es en realidad una Sephiroth masculina. Tal es el equilibrio perfecto de la Creación. Salve a ti oh Inefable, pues creaste todo en perfecta armonía.

De modo que, en la fuente de la masculina severidad nos encontramos con un principio femenino, y en la fuente de toda misericordia y belleza hallamos un principio masculino. Lo activo en lo pasivo, y lo pasivo en lo activo.

De tal modo que dicho principio, por correspondencia, puede ser extrapolado a la naturaleza humana. Lo cual afianza la capacidad del hombre para ser tan pasivo y receptivo como una mujer, y a la mujer ser tan activa y agresiva como el hombre.

Aun así el desarrollo de la característica energética opuesta es algo que debe de ser trabajado asiduamente, pues alcanzarla no es tarea sencilla.

De allí que la mujer sea, comúnmente, poco apta, al menos inicialmente, para practicar Alta Magia Ceremonial. Pues al ser tan fácilmente controlada por sus emociones, debido su fragilidad, y a eso aunándole su desarrollada pasividad, le hacen presa fácil de arrebates energéticos, los cuales en un ritual de magia ceremonial deben de ser controlados a la perfección. Se requiere una disciplina excepcional para lograr direccionar efectivamente la capacidad activa. Además de por supuesto, el hecho de que la mujer suele verse atraída de forma mucho mas fuerte hacia practicas espirituales donde la emoción y el éxtasis priva sobre la razón y el control sistemático. Esto no debe tomarse como una afrenta de mi parte hacia la mujer, o que algunos argumenten que considero a la mujer incapacitada para practicar Alta Magia, aquel que me entienda realmente vera la lógica tras mi argumentación, y, en términos generales, tal es la propensión del sexo femenino en la magia, lo cual puede ser comprobado históricamente, salvo por supuesto, contadas excepciones, como el caso de Dion Fortune.

El hombre por su parte debe de entrenarse rigurosamente a través de la meditación para encontrar su lado femenino y receptivo. Esto puede ser dificultoso dependiendo de la tradición y el carácter del individuo. Por ejemplo en la practica nórdica chamánica del Seiðr, en la cual la canalización juega un rol central, el hombre que desee practicarlo debe de pasar un largo periodo vestido de mujer y comportándose como tal. En los tiempos antiguos el sujeto se auto-exiliaba para evitar el bochorno frente a los demás miembros masculinos del clan, pues era considerado un afeminado. En una leyenda el Dios Oðinn debe pasar por un rito similar, ganándose una eventual recriminación de Loki, mas tal reclamo es meramente una expresión social del escritor del poema Lokasenna, pues tal acción de Oðinn es considerada uno de los mayores logros del Dios en busca de la sabiduría y el poder. Y un mago es capaz de llegar a cualquier frontera por la sabiduría divina.

Abandonar el impulso activo natural del hombre es un trabajo que requiere suma dedicación, pues para la mayoría del sexo masculino encontrar su pasividad y receptividad no es fácil.

Existen por supuesto excepciones, en donde por particulares razones una mujer tiene, con poca o ninguna preparación, sus capacidades activas desarrolladas en mayor medida que las pasivas, y un hombre sus capacidades pasivas en mayor medida que las activas.

Para corroborar lo referente a las capacidades activas y pasivas expondré el ejemplo de un famoso ritual del extraordinario Aleister Crowley, muy conocido entre la comunidad ocultista.

Estoy hablando del “Trabajo de Bartzabel”, registrado como el Liber 325. El trabajo de Bartzabel fue conducido el 9 de mayo de 1910, la evocación fue tan exitosa que, en palabras del propio Crowley, “merecía una completa descripción”. Y sin duda alguna lo fue, porque Bartzabel termino prediciendo la Primera y Segunda Guerra Mundial. Siendo algo bastante lógico, considerando que Bartzabel es uno de los espíritus de Marte, el planeta de la guerra por antonomasia.

Uno de los asistentes en el Trabajo fue el Comandante G.M Marston, conocido como “Frater All for Knowledge”, un Probationer (segundo rango, a continuación del simple estudiante, del anillo mas externo de la A: A), en cuya casa la evocación tuvo lugar, Marston tomo el oficio de Magus Asistente. El segundo asistente fue Leila Waddell, Soror Agatha, del grado de Philosophus en la A: A. Ella tomo la posición de Magus Adjunto. El tercer asistente fue el poeta Víctor Neuburg, Frater Omnia Vincam, un Neófito de la A: A. Neuburg asistió a Crowley en numerosos trabajos, en este ritual tomo el oficio de “Material Basis” o “Base Material”, es decir, el receptáculo que seria poseído por el espíritu de Marte.

No describiré todo el trabajo, aquel con la suficiente curiosidad puede buscarlo con los datos ya suministrados. Lo importante aquí es notar la elección del delicado poeta Neuburg como la Base Material para la posesión evocativa de Bartzabel, así que iré directamente a su preparación:

El Mago Adjunto, que atiende las Lustraciones del Arte purifica a la Base Material con agua, le coloca la mascara y lo viste con la túnica roja de Marte. Las mascaras, como muchos sabrán, han sido usadas desde la antigüedad para tanto propósitos ceremoniales como prácticos, y cumplen un papel importante en cortar a los practicantes del mundo mundano, ayudándolos en el proceso de identificación con las fuerzas invocadas. De esta forma la Base Material se convierte en un tótem viviente, vertiendo la esencia del espíritu en la forma inanimada. Todo esto requiere una muy pasiva y femenina aproximación, para que así el aspirante sea un recipiente adecuado. En pocas palabras el receptáculo es penetrado enteramente por la fuerza activa que es el espíritu de la entidad, reiterando la necesidad, ya expuesta por mí, del carácter pasivo de la materia. El canal debe estar preparado para una completa sumisión ante la fuerza que ha de poseerlo, indiferentemente si esta es masculina o femenina.

La elección de Crowley de Víctor Neuburg, un gentil poeta, y su amante, fue sin duda alguna correctamente calculado por la Bestia, quien sabía perfectamente la posición pasiva necesaria para la posesión efectiva. Pues aun cuando Bartzabel es un espíritu guerrero de Marte, viril y portentoso, era necesario un receptáculo lo suficientemente receptivo y delicado para recibirlo y someterse a su activa y agresiva voluntad.

Para terminar esta exposición del Trabajo de Bartzabel dejo la oración de bendición y consagración que el Magus Oficiante, Lanza del Arte en mano, realiza sobre la Base Material, una vez que las manos y pies de este último son atados, y este se encuentra sentado en el centro del Triangulo del Arte:


“Y debido a que usted actúa fuera del circulo en el lugar del triangulo, con esta Lanza yo invoco sobre ti la protección de Ra Hoor Khuit, para que así ninguna fuerza ni de los Cielos o de la Tierra, o de debajo de la Tierra, pueda actuar sobre usted, salvo aquella fuerza que yo invocare en usted.

¡Bahlasti! ¡Ompehda!

Entonces, yo siendo armado y exaltado por el Poder del Altísimo, coloco sobre su cabeza esta gota del consagrado aceite, para que el rayo de Dios lo ilumine. Y yo situó este beso sagrado sobre su cuello para que su mente sea favorable para nosotros, abierta a nuestras palabras, sensible al poder de nuestras conjuraciones. Y con este buril yo extraigo de su pecho cinco gotas de sangre, para que así su cuerpo sea el Templo de Marte. Por esto yo le ordeno a usted que repita después de mí:

Yo me someto a usted y a esta operación, yo invoco los Poderes de Marte a que se manifiesten en mi”.

Creo que este ejemplo, junto con la maravillosa bendición y consagración de Crowley, afianzan mi argumento de la naturaleza pasiva de la canalización, al igual que la capacidad de todo ser para desarrollarla y así ser un eficiente receptáculo para cualquier entidad, sin importar su genero.

Bien, he establecido las características operacionales y técnicas de la incorporación divina, y han podido apreciar la naturaleza energética que se esconde en el proceso, al igual que la propia esencia energética base del hombre y la mujer en relación a sus propensiones espirituales. Ahora procederé a dar un firme ejemplo histórico relativo a la efectiva incorporación de deidades femeninas en hombres, afianzando mí argumentación de que tal cuestión es absolutamente factible y muy viable, por si mi prolija explicación no fue suficiente para algunos.

La expresión ritualistica tradicional de incorporación del principio divino femenino en un individuo del sexo masculino que he seleccionado por su contundencia es el famoso Durgá Puyá. Una ceremonia que toma lugar en la India, y que, por su tan directo procedimiento, no deja duda alguna de la posibilidad de la canalización de una Diosa por parte de un hombre, ayudando este paradigma a las bases argumentativas de este ensayo, corroborando una vez mas mi posición en el tópico en cuestión.

El Durgá Puyá es un festival que tiene una duración estándar de cinco días, con una variación dependiendo del lugar y las adaptaciones locales pudiéndose extender hasta nueve días como es el caso en Bengala. Se realiza en honor de la Diosa Durga, La Gran Madre de la India, igualmente se le rinde tributo a los Dioses Shiva, Lakshmi, Saraswati, Ganesha y Kartikeya. El acerbo histórico del ritual y demás preparativos pueden ser investigados en diferentes medios digitales, lo importante en este caso es el procedimiento ritualistico que es concerniente a este ensayo.

En el festival se realizan diversos sacrificios de animales en honor a la Diosa Durga, al igual que los conocidos Aarti, rituales devocionales donde la quema de incienso y el encendido de fuegos sagrados juega un papel relevante, de igual forma la danza y el toque de tambor imbuyen a tan magnifica celebración, todo presidido por los Sacerdotes, hombre he de acotar, de la Diosa Durga.

Al final de la festividad una imagen de grandes proporciones de Durga es llevada en procesión por las calles de la localidad, hasta que finalmente es arrojada al mar, o a un rió dado el caso, representando el retorno de la Diosa a su hogar, junto a Shiva. Durante este procedimiento sus Sacerdotes se visten con atuendos de la deidad, maquillando sus caras en semejanza a la Diosa, y un trance ritual es llevado a cabo, a través de mantras, kirtan, baile y retumbantes tambores. Esto es realizado privadamente en ciertas ocasiones, más en otras se produce públicamente. En tan sacro momento la esencia de Durga posee a uno de sus Sacerdotes, produciendo una unión entre las polaridades femeninas y masculinas, la esencia femenina de Shatki se une a la de Shiva que reside como base energética del hombre, en una maravillosa muestra de armonía e integración divina el Ida y el Pingala danzan por el cuerpo de la Base Material, elevando su conciencia y permitiendo que la Diosa hable a sus seguidores.

Mas recientemente el astrólogo y ocultista Jade Sol Luna ha realizado una extraordinaria investigación sobre los Sacerdotes de Alejandro Magno, para el desarrollo de su nuevo trabajo astrológico, encontrando evidencia de que la casta sacerdotal del Conquistador realizaba efectivas canalizaciones de la Diosa Asteria, Señora de las Estrellas, para así obtener información de los Astros y su influencia en el destino de la gente. Esta investigación dio lugar a lo que Sol Luna ha llamado: “La Astrología de Asteria”, en honor al trabajo que estos hombres de la antigüedad realizaban con ayuda de esta portentosa Diosa.

De modo que mis estimados lectores han podido apreciar las reflexiones y evidencias que he presentado, todo basado en mis conocimientos teóricos y prácticos, al igual que las indiscutibles referencias culturales y religiosas, y el pensamiento afín de otros ocultistas como Aleister Crowley, al cual muchas tendencias espirituales actuales deben mucho.

El análisis objetivo de la espiritualidad es menester para cualquier ocultista serio, y es lamentable que hoy en día esto, tanto en el país en el cual resido como en otros, esto en base a las discusiones que he tenido con otros ocultistas alrededor del mundo con los cuales mantengo estrechos lazos; sea omitido por algunos que se llaman así mismos Maestros, Brujos o Sacerdotes/tisas de uno u otro rango. Mas todo es un trabajo gradual que espero mejore con los años, de momento mis esfuerzos son guiados en pro de un mayor entendimiento del ocultismo y los procesos mágicos y espirituales, desde una perspectiva versada y educada en tales menesteres, sin innecesarias pasiones que solo nublan la visión del practicante. Tal debe de ser la perspectiva del adepto serio del Arte, con un conocimiento soportado por un análisis sistemático de las operaciones, lejos del impulso por el cual son arrastradas mentes impreparadas, engañadas por su propia intuición que carecen del necesario control para reflexionar sobre sus mismas acciones y mucho menos las de los demás.


No hay comentarios :

Publicar un comentario