Hekate Ouranian




 

“La popularidad de Hekate, durante el periodo Helenístico y Romano, localizado en el suroeste de Asia Menor, se basaba en la ideología de su soberanía Universal, particularmente como Señora del Cosmos, esto la convirtió en una rival evidente para el "Christos" de la Cristiandad”.  

David Aune – Apocalypticism, Prophecy and Magic in Early Christianity 

Esta interesante cita da lugar a un tema particular en torno a Hekate, y es la relación entre la Diosa y los Ángeles. Si bien se ha relacionado, no sin veracidad y atino,  a la Reina de la Creación, con el inframundo y las infernales profundidades, y es sin duda alguna su faceta más atrayente y una que personalmente adoro, seria incorrecto el suponer que Hekate no es igualmente soberana absoluta de las empíreas alturas.

¿Cómo no serlo cuando Ella es magnifica y todopoderosa? Dueña del Árbol de la Vida como del Árbol de la Muerte, las huestes infernales se inclinan ante Ella como el mismo ejercito cristalino de los Reinos Empíreos, de allí que Hekate fuese, por tales atribuciones, un peligro para la cristiandad misma, pues ¿cómo admitir que existía una deidad capaz de controlar a los emisarios divinos con “el mismo poder” que su Dios o que su Mesías? Aquí encontramos una de las mas viejas razones para la “demonización” de Hekate, que alcanzo su auge en la era medieval. Y con esto no quiero, como suelen hacer muchos neo-paganos, “suavizar” a Hekate, ni convertirla en una tierna Diosa, como han intentado hacer algunos con Kali, y “traer de vuelta el verdadero rostro de una inocente Diosa martir que fue satanizada por la feroz Iglesia”.  

No, Ella es una Diosa Oscura, la mas oscura que puedan encontrar, Ella es el Origen de la Oscuridad, y la Madre de los mas terribles Dioses Antiguos, la mas inexorable y terrible de las Diosas, Ella es el sufrimiento y el dolor, la magia mas oscura y prohibida, y ciertamente, es aquella que se complace al ver fluir la sangre, y por eso la amo profundamente. Este escrito no pretende endulzarla, todo lo contrario, su objetivo es reiterar el poder de Hekate como Reina del Inframundo y el Cielo.

Aclarado este punto, se hace interesante el hecho de que la cristiandad en sus primeros tiempos se viese amenazada hasta tal punto por el poder celestial de la Reina de la Noche que tuviesen que disminuir su poderío, al convertirse en una rival de su “Christos”, y resaltar sus mas oscuras capacidades, omitiendo enteramente el completo poder que Ella abarca. 

Si bien el titulo de Hekate como Reina del Inframundo es el de mayor trascendencia para los Ocultistas, y aquellos que desean atravesar el Abismo para alcanzar su trono a través del Árbol de la Muerte, no debemos olvidar también que Hekate posee igualmente el titulo de Reina Estelar, y, es a través de esta faceta, que integra en si misma tanto su aspecto luminoso como su irradiación mas oscura. Siendo esto prueba de su dominio absoluto sobre todos y cada uno de los aspectos de la creación.

En lo que se refiere a Hekate como Señora Celestial nos encontramos evidentemente con su aspecto de Hekate Ouranian, a través del cual la Emperatriz proyecta su poder en el Árbol de la Vida y tiene dominio sobre las entidades angélicas.

Es un dato interesante el encontrarnos con que en los Oráculos Caldeos, así como en el Papiro Mágico Griego, se hallan una serie de rituales que requieren la invocación de los Ángeles al servicio de Hekate, y que mas allá se presentan tres jerarquías angelicales al servicio directo de la Reina: Los Iynges, los Synocheis y los Teletarchai.

El celebre místico Pseudo Dionisio Areopagita en su famoso trabajo “Nombres Divinos” describe a las Nueve Ordenes Angélicas, en tres triadas de tres ordenes, tomando para si la teología encontrada en los Oráculos Caldeos, dicho trabajo sentó las bases para la jerarquía angelical de la cristiandad, lo cual nos da una muy interesante visión en lo que respecta a los Ángeles actualmente y su relación con la suprema Señora Hekate.        

De modo que nos encontramos con que, en términos ocultistas, Hekate no puede ser considerada únicamente una Diosa relacionada con la Goetia, sino también con el arte de la Theurgia, corroborando su papel como soberana de toda la magia, y es que cada forma de magia existente le pertenece a la Emperatriz del Vació, pues Ella es la fuente de toda emanación divina, celestial e infernal.    

Tal circunstancia no es extraña al considerar la conformación de nuestro Universo, y más allá al adentrarnos en el Sendero del Alma de nuestra raza y su ascensión por el Árbol de la Vida o el Árbol de la Muerte. Hekate, como Diosa Suprema y Creadora, despliega su influencia por ambos senderos e invita al practicante del Arte a indagar en cada uno de ellos, pues únicamente en la maestría de la Luz, como de la Oscuridad, se encuentra la clave para la culminación efectiva de la Gran Obra.

Diatribas entre la Luz y la Oscuridad son dejadas de lado en el camino del Sabio, desconocer el poder de la Oscuridad es caer en la ignorancia y la debilidad espiritual, y el evadir la influencia de la Luz es entrar en un ciclo de reencarnación inacabable, lo cual es inadmisible para el que desee alcanzar la mas elevada iluminación.

Evidentemente el hijo de la Reina de la Noche se vera atraído preferentemente por el Sendero de la Oscuridad, pues es allí donde los mas incognoscibles secretos  son revelados y el poder para manipular a la creación otorgado, no por nada Hekate reside en el Reino de las Sombras, por propia decisión, pues la Oscuridad es el origen primigenio y la fuente de toda la magia; mas a pesar de tales ventajas, es recomendable por las razones ya expuestas, el profundizar en el Árbol de la Vida, para lograr un equilibrio pleno y una completación absoluta del Ser Superior, además de que no deben ser descartados los misterios que pueden ser revelados por las orgullosas huestes celestiales.    

De modo que la relación de Hekate con el Reino Empíreo es un hecho que no puede ser evadido, y mas aun, su conexión directa con los Ángeles es un factor en extremo interesante para entender el carácter de una Diosa que carece de límites y restricción. Situación que abre las puertas, o mejor dicho, las ilumina para algunos, al trabajo Theúrgico con la Diosa Oscura, pudiendo catalizar las corrientes infernales y celestiales, siendo esto un maravilloso proceso que da un ínfimo resquicio de la energía creadora que le dio forma a nuestro Universo y a los respectivos árboles cósmicos.
   
Como nota especial diré que este escrito no es uno común en Serpientes de Plenilunio, pues este espacio fue creado para indagar en los aspectos más oscuros de las Diosas Negras, mas el escribirlo fue un pedido directo de la Reina del Inframundo, debido a la necesidad de que todos puedan vislumbrar el alcance de su poder, el cual no se limita a las infernales profundidades, limitarla seria ofender su vasta voluntad y soberanía, el contenido de esta Entrada es tanto una lección para el lector como para su escritor, la razón la mantengo entre Ella y yo.

Para finalizar dejo una particular revelación oracular, que se conecta con el introito de esta Entrada,  tomada del filósofo neo-platónico Porphyry, quien al visitar a un oráculo de Hekate y preguntar sobre la naturaleza del Mesías tuvo como respuesta: 

“Y para aquellos que preguntan el porque él (Jesús) fue condenado a morir, el oráculo de la Diosa (Hekate) replico: “El cuerpo, ciertamente, siempre ha estado expuesto a los tormentos, pero las almas de los piadosos moran en los Cielos. Y el alma a la cual te refieres (Jesús) ha sido el error fatal de otras almas que no estaban destinadas a recibir el regalo de los Dioses y a tener el conocimiento del inmortal Jove (Júpiter). Tales almas son por lo tanto odiadas por los Dioses, porque ellos que no estaban destinados a recibir el regalo de los Dioses y tampoco a conocer a Dios, estaban designados a ser involucrados en error por los medios de aquel sobre el cual hablas (Jesús). Él mismo (Jesús), sin embargo, era bueno y los Cielos han sido abiertos para él, como para otros hombres de bien. Entonces sabed que no hablaras con maldad de él, sino que te compadecerás de la estupidez del hombre y a través de él (Jesús), el peligro del hombre es inminente”.

Una revelación interesante en la cual el propio oráculo le pide indulgencia para con Jesús a un filosofo que era en su tiempo uno de los mas fervientes anti-cristianos, lo cual desmiente cualquier posible alteración que Porphyry pudiese haberle hecho a su conversación con el Oráculo.


Oh brillante luz celestial
De los Empíreos Reinos has de reflejar
Dulzura y belleza sin igual
De tu boca las melodías olvidadas se han de desbordar
Mientras el angélico coro sus rodillas ha de inclinar
Hekate Ouranian, Madre Celestial
Dueña de la Luz y el más brillante resplandor
Ciegos los ojos  indignos de presenciar tu magnificencia
Oh exaltados hijos de la creación
Desborda mi dulce Reina de tus vivos labios el néctar de la ambrosia
Dejad que pruebe tu orgásmica figura
Seamos uno
Tu mi Reina y yo tu esclavo
Déjame ser el siervo de tu palacio
Yo llevare tus corceles a comer el dorado trigo
Y regare el jardín de tus deseos
Ciñe sobre mi cabeza la corona del escaldo
Para así yo proferir los más exaltados poemas 
¿No fui yo acaso tu Sacerdote en los tiempos olvidados?
Déjame redimir mi camino y adorarte con vehemencia
Enróscate serpiente en mi corazón
Y aprieta con fuerza
Déjame morir en tu abrazo
Y ascender a tu luminoso aposento
Ferviente Señora de las candidas manos
La de Tierno Corazón
¡Rescátame de las profundidades Oh Angelos!
Y guíame como lo hiciste con la amante del Invisible Rey
Aquella que devoro con ímpetu las semillas prohibidas
Y en regocijo se convirtió en la inflexible Reina
Tu que todo lo puedes oh magnifica Señora
Que se abran las puertas a los Cielos
Mientras desciendes sobre tu negro carruaje
Mas su luz revestida de zafiro se encuentra
Pues por este día yo mirare a tu dulce rostro
Oh Ouranian, celestial Madre
Escribe mi nombre en el Libro de la Vida
Pues ya he firmado a fuego el de la Muerte
Que las fugaces estrellas sean la prueba de tu risa
Y el vapor estelar el roció de tu llanto
Fuego Empíreo que nunca se ha de extinguir
Arde por el firmamento detrás del carruaje de mi Reina
Y se tu el que purifique a los que se aventuren al Abismo
¡Oh por los olvidados señores de Khem!
Develados serán los misterios en Su nombre
Pues la luz se funde con las sombras
Hekate Reina Infernal
Hekate Reina Celestial
Hekate Reina de la Tierra
Hekate Reina del Firmamento
Ahora el Silencio
Ven mi hermosa Diosa
Yazcamos juntos en nuestro refulgente lecho
Fundamos la carne y el espíritu
Y que resuene nuestro éxtasis en el Vació

2 comentarios :

  1. No soy un hijo de La Diosa. Sin embargo tengo una pregunta para Ella. Como tú sí eres un/a hijo/a de Ella te pido un favor. Haz de intermediario/a con La Diosa. Concéntrate en mi comentario y pregúntale a Hékate si voy a alcanzar en esta vida la energía del Dragón Negro. Ella, ya sabe quien soy. Luego te pido que lo publiques para que pueda conocer su respuesta oracular. Sé que es mucho pedir y tal vez tú no estás para éso. Estaré en deuda contigo. Gracias. Salve ELLA.

    ResponderEliminar
  2. Saludos,

    Entenderás que lo que me pides no es algo trivial que yo realice de forma laxa, seria una ofensa a la Señora misma y hacia tu mismo sendero individual, además teniendo en cuenta el hecho de que es una cuestión personal que debería de interesarte se mantuviera para ti.

    Si tu interés en saber tal cuestión es verdadero y sincero te invito a que me escribas a mi dirección de correo Triple.trident.lucem@gmail.com , estoy siempre abierto a interrogantes, para de esa forma esclarecer dudas y ayudar en lo posible a los Buscadores.

    A la Sombra del Tridente
    Frater G.S.

    ResponderEliminar