Hela: La Emperatriz del Yggdrasil



Hela

 La Emperatriz del Yggdrasil 




 Hela, la Reina de los Muertos.

A pesar de no ser una Diosa que es aceptada abiertamente por todos los practicantes de la fe Asatru, muchas veces por temor o poco entendimiento, Hela es indudablemente respetada y siempre mencionada aunque sea por mero reconocimiento, para evitar, según algunos creen, su ira.

¿Hacen bien o hacen mal? Ninguno de los dos realmente. A Hela eso le importa poco, estamos ante una Diosa con una seguridad y presencia realmente avasallantes. Muchos de sus atributos fueron disminuidos con el paso del tiempo. ¿La razón? : Meros intereses mundanos, nada mas y nada menos, temor por su poder y la necesidad de elevar a otras deidades por encima de la Oscura Diosa, lo cual no es de extrañar en una sociedad como la nórdica, donde los Dioses guerreros eran de mayor relevancia y el temor por las formas mas lúgubres de la magia era palpable, realmente no los culpo, eran guerreros y comerciantes, y a pesar de que la magia era parte intrínseca de sus vidas, como dan testimonio la gran cantidad de valiosos objetos runicos, la honra a la oscuridad era algo que brillaba por su ausencia. Se dice que los Chamanes le rendían gran respeto y tributo a Hela, tal vez era imposible no hacerlo, considerando que es ella quien abre las puertas a los oscuros corredores a través de los cuales las practicas de viajes chamánicos son llevadas a cabo, por algo la Runa Ehwaz le pertenece a ella también, símbolo del Negro Caballo de tres patas que la portentosa Diosa cabalga por las frías noches.

Mas como bien dije, el reconocimiento no es algo que Hela busque, ni tampoco la ferviente devoción de las masas, eso ella se lo deja a los fuertes Dioses guerreros, tan populares y reverenciados por los que siguen el Sendero del Norte. No, ella no es una Diosa para todos, sus hijos son selectos y solo los mejores son abrazados por la densa niebla de su aura.

Su poder es total, siendo la dueña absoluta de la sombra del Yggdrasil, llamado por algunos Helldrasil en esta reflexión del tronco, el lado oscuro de los Nueve Mundos, mas conservando también influencia sobre las esferas luminosas del Gran Árbol, muy similar a otra renombrada Diosa...

Temida incluso por los propios Æsir y Vanir, y respetada sin lugar a dudas por, como ella misma lo llama, El Anciano.

Y es que la esencia de la Vida y la Muerte reside en sus manos, de allí que, una vez que la Gran Señora es conocida realmente a través de la mas pura entrega y amor, llega hasta el devoto la gnosis de su existencia, y como ella no tuvo ni padre ni madre, pues Hela es tan hija de Loki y Angrboda, como Hekate es hija de Asteria y Perses. Ella simplemente fue y es.

"Sé que colgué en un árbol mecido por el viento, nueve largas noches herido con una lanza y dedicado a Oðinn, yo ofrecido a mí mismo, en aquel árbol del cual nadie conoce el origen de sus raíces"...




En el seno de su imperio, en las vastas y gélidas regiones del Helheim, mas allá del Niflheim, yace en la más escalofriamente profundidad el Pozo de las Serpientes, símbolo perenne del Vientre de la Oscura Emperatriz, allí, en el silencio, se encontraban hace ya tanto las Primigenias Runas.

He allí que el sacrificio del Dios del Fogoso Ojo es el descenso del Soberano de este mundo, el Rey del Plano de la Manifestación, a las profundidades del espíritu, al seno primigenio de la Negra Madre del Norte. En un único éxtasis, como solo él es capaz de producir, el Gran Padre Oðinn abandona su ser, para adentrarse mas allá del Abismo, aquel que es la puerta entre el Árbol de la Vida y de la Muerte, i.e el Yggdrasil y el Helldrasil. Fimbultyr, a través del sacrificio de su ser durante las Nueve Noches Sagradas, es catapultado a través del Abismo, no descendiendo como usualmente suelen suponer, sino mas bien traspasando el Yggdrasil, usando la puerta de salvaje energía primordial que se abre al expandir su consciencia al virtualmente “morir”, y penetrando, como si de un espejo de dos caras se tratase, al Reino de las Sombras, donde realmente las primordiales e indómitas energías que dan estructura al Universo y a los Nueve Mundos, se encuentran.

Allí es donde, en un viaje de orgásmica trascendencia espiritual, el Padre de Todos se encuentra con la gélida Madre, y en un reto a su propia existencia divina se sumerge en el Pozo de las Serpientes, de donde extrae las Runas, en su estado salvaje y sin forma aparente, allí, el más esplendido de los Dioses nórdicos, une las estelares y feroces energías runicas dentro de si, conteniéndolas y dándoles forma para, luego de haber bebido del Cáliz de la serpentina Reina, retornar del Mundo de las Sombras, del extenso y oscuro Heldrasil, y manifestar asi el poder de las Runas al Universo de la Luz, al Plano de la Manifestación, al resplandeciente Yggdrasil; donde Itreker brinda las formas runicas, ya estructuradas a través de su ser, a los hombres como un divino regalo, tanto de su parte como de la misma Hela.

Tal es el sacrificio de Oðinn, el incansable Grímnir, a través del Árbol de la Vida y la Muerte, y la profunda conexión de Hela con las Runas, lo que la convierte no solo en una Diosa Runica, sino en la fuente misma de ellas. No por nada aquellos que han indagado en profundidad en lo que respecta a tales símbolos sagrados, entienden sus marcadas connotaciones oscuras. Pocos saben realmente cuan misteriosas y sombrías son.

Las grandes similitudes en cuanto a la estructura del Yggdrasil, así como del Helldrasil y el cruce del Abismo, con la propia disposición del Ábol de la Vida y el Daath, son evidentes para los entendidos, y dan grandes pistas sobre el mismo origen del Universo, ratificando diversas de las concepciones que muchos ocultistas tienen.

El misterio es algo que envuelve en demasía a la solitaria Diosa, razón en parte a lo mucho que se perdió históricamente, así como por la evidente necesidad de esconder ciertos conocimientos que deben de ser ganados y que aquellos que no se encuentran preparados no deben conocer. De modo que traspasar el negro velo de la hermosa y horrenda Diosa es un arduo trabajo, cuya base ha de ser el amor y la intensa devoción.

Y es que Hela es mucho más que simplemente la Reina de los Muertos, aun cuando este aspecto suyo quede tan propicio en el mes en curso, pues no debemos olvidar que ella puede ser tan atroz y horripilante como dulce y hermosa; como negar su impactante forma cuando decide presentarse como Holda, la Señora de la Vida, de platinada cabellera y resplandecientes y penetrantes ojos de un azul que esta mas allá de la imaginación humana, la blanca y pálida piel contrastada por el negro azabache de su tunica, y su fría mas imponente voz. En contraste con su tenebrosa presencia como la Inalcanzable Reina de las Profundidades, con el pesado velo cubriendo su rostro, es una experiencia sobrecogedora que da indicios de la gran versatilidad y campo de acción de esta tan magnifica soberana.

Su camino no es sencillo, ¿como podría serlo siendo una de las reificaciones de la Madre Oscura?, el aceptar la muerte, la tragedia, el llanto y el dolor, además de disfrutar la soledad y estar en perfecta armonía con uno mismo, son elementos imperativos en el trabajo con Hela, y deben ser tomados en cuenta si una intensa devoción y posterior entrega son tomadas en consideración. Mas las recompensas son grandiosas siempre que todo sea hecho con verdadero compromiso.

Hela es llamada la distante y solitaria Diosa; sobre lo segundo no hay discusión alguna, ella no necesita a nadie, la tristeza por la soledad no es algo que la afecte como Deidad que es, y no suele estar acompañada por otros Dioses, los mortales somos los que debemos superar tales temores, innecesarios y superfluos cuando nos encontramos en un camino espiritual; en cuanto a lo primero, digamos que es relativo. La Reina puede ser tan distante o cercana como se quiera que sea, todo depende de la aceptación e integración con ella, de la forma como se reciba en la vida del individuo; por supuesto, de aceptarla completamente, no deben de sorprender los helados aires y los escalofríos que recurrentemente tocaran la piel, además de que, si realmente se llega a formar una estrecha relación con ella, no debeis alarmaros si alguna vez la llegan a percibir sentada en la cama, viéndolos dormir con la calma y el amor de la madre que vela por su pequeño, y es que el amor de Hela no tiene limites y velara por sus hijos durante los diminutos y grandes momentos de sus vidas, y por supuesto mucho mas allá.

En el mes por excelencia de los Muertos, la presencia de los lúgubres emisarios de la Reina del Helheim es más fuerte que nunca, siendo un tiempo propicio para aventurarse más allá del Abismo, con la precaución necesaria por supuesto.




Oh mi Señora, la esplendorosa y magnifica Emperatriz
Tributos en tu nombre sean entregados en las sombrías bocas de la tierra
Que el vino dulce bañe nuestros labios
Y la amarga cicuta sea el sustento de nuestros enemigos
Tú la más adamantina guardiana, nada escapa a tu abrazo
Inflexible ante las suplicas, pues conoces todo lo que fue y lo que será
Se tú nuestra guardiana
La amorosa madre que protege a su prole con atemorizante determinación
Yo conozco tu rostro, el más dulce, el más amargo
Abre las Puertas a las Profundidades
Permite que se vislumbre la magnificencia de tu Reino
Los secretos y conocimientos de los ya olvidados senderos
Bajo las alas del negro dragón y el sisear de la ciega serpiente
Tú eres el anhelo
El sueño incumplido
La nostalgia por el bien perdido
Que se eleven los puentes de los ríos infernales
Y las aguas inunden la mundana existencia
En un frenesí inacabable de purificación y extinción
Entonces el barco zarpara de los antiguos puertos en los confines del cosmos
El cielo se estrellara contra la tierra
Y solo tú yacerás inconquistable
Sobre el Oscuro Trono
Emperatriz de los Mundos
Reina del Yggdrasil
 
Hagalaz! Hagalaz! Hagalaz!
Señora del Olvido
Hagalaz! Hagalaz! 



1 comentario :

  1. Pocos se atreven a hablar sobre nuestras Madres Oscuras, quizás por miedo, tal vez por ignorancia, a través de la historia se nos ha enseñado a temer a lo que no podemos ver, a lo diferente, a lo que los demás considerarían malo, sabemos bien que todo es dual, que no hay luz sin oscuridad. Te agradezco infinitamente que abrieras este espacio, no solo para que las conozcamos si no también para que nos permitamos fluir con ellas. De nuevo Gracias

    ResponderEliminar