Tiamat: La Madre Primigenia

 



Tiamat: La Madre Primigenia





Pensando en cual debía ser la primera entrada luego de la “Bienvenida”, y a que Diosa debía dedicárselo, considere que lo más apropiado seria iniciar con una de las historias de creación más arcaicas y extraordinarias que existen, en donde una de las caras más antiguas de la Deidad Primigenia es protagonista.

Estoy hablando del famoso y esplendido Enûma Elish, el mito de creación babilónico, el cual narra de forma intensa, y a la vez sumamente hermosa en cuanto a poesía se refiere, el origen de la creación y el establecimiento del orden en el universo.

Quise dividir el post en dos, para así tener el mito de la creación en un espacio diferente, así que en esta entrada daré una introducción acerca de la Gran Diosa Tiamat, la Serpiente Primordial, el Océano Infinito. Tiamat representa al Caos Inmanifestado del cual todo surge, la terrible madre que devora a sus hijos y permite, en abnegado sacrificio, que estos la derroten para que así el Universo pueda tomar forma desde su carne.   

Sin embargo su derrota una mera ilusión llena de profundos simbolismos, pues ella permanece existiendo hasta nuestros días y continuara haciéndolo hasta que el Eterno Retorno se cumpla.

Historia

Tiamat es la Diosa Primigenia perteneciente a la mitología sumeria y destacable en el poema épico Enûma Elish. "Ti" significa vida y "Ama", madre.

Tiamat sería el principio femenino, el mar, representación de las potencialidades del caos prístino.

Ella es soberbia y magnifica, es el agua salada que en unión con Apsu, el principio masculino y el agua dulce, dieron nacimiento a Dioses y animales, empezando con los hermanos Lahmu y Lahamu, quienes a su vez dieron origen a Anshar y Kishar, siendo estos últimos padres de Anu, el Gran Dios del Cielo, quien concibió junto a Ki, Nammu y Uras a los Dioses Mayores del Panteón Babilónico.

Pero al poco tiempo de crearlos, segun el mito, estos los perturbaron con su ruido y desorden. Apsu ,junto con su consejero y visir Mummu, rogaron a la Gran Madre Tiamat que aniquilara a los dioses jóvenes por su terrible comportamiento que resultaba ofensivo para el divino Apsu, mas la misericordiosa madre se rehúso con vehemencia, pues ella no deseaba destruir a su propia creación, ella insto a su esposo y al visir a que toleraran amable y pacientemente a los jóvenes Dioses pues estos eran solo niños a sus maternales ojos, aun cuando la misma Tiamat encontraba reprensible las acciones de su prole . A pesar de las palabras conciliadoras de la Madre, Apsu y Mummu idearon un plan para aniquilar a los jóvenes dioses, pues no podían soportar su infame proceder, mas para su infortunio el dios de la magia Ea supo de este plan, y se lo comunico a los demás dioses quienes furiosos abatieron contra Apsu y Mummu.

Ea logró someter a Apsu, dejándolo en un largo sopor, de allí que segun esta cosmovisión el agua dulce está naturalmente quieta, y de su corazón creo a Marduk. Entonces el Dios Anu, señor de los vientos, envío tempestades contra la Gran Madre Tiamat, pero esta aun permanecía inerte, sin actuar en contra de sus hijos.

Finalmente los Dioses Primigenios, la primera prole de Tiamat y Apsu, suplicaron a su madre que actuara, en memoria del padre Apsu y el consejero Mummu asesinados por los Dioses jóvenes, ellos le pidieron que si los amaba vengase sus muertes y terminase con las afrentas de los nuevos Dioses, en ese momento la madre lloro.

Entonces la Gran Tiamat transformo su dolor en cólera y enfurecida con la muerte de su esposo creó una legión de demonios y bestias monstruosas liderados por Kingu, quien era su nuevo consorte y uno de sus hijos, a él la oscura madre otorgo las Tablas del Destino, como símbolo de su voluntad.

Entonces hubo gran temor, pues la ira de Tiamat era incontenible y su poder devastador.

Marduk quiso luchar contra la Señora de Todo y con astucia convenció a los Dioses de otorgarle todos sus poderes, asi la batalla comenzó.

Tiamat y Marduk lucharon, y con el poder de todos los Dioses él venció y el cuerpo de Tiamat destrozo; Kingu fue muerto y las Tablas del Destino tomadas injustamente por Marduk, quien no tenia derecho a poseerlas, los Dioses Primigenios que marcharon con la Gran Serpiente fueron hechos esclavos y los jóvenes dioses celebraron su triunfo.

Mas los Igigi, las deidades más jóvenes, no deseaban continuar sirviendo a los Anunnaki, los Antiguos Dioses Supremos, por lo que Marduk crea a la humanidad de la sangre de Kingu, para que  asi esta cumpla con los deseos de los nuevos Dioses regentes.

A partir del cuerpo de la madre Tiamat, que Marduk partió por la mitad, se creó, de su mitad superior el cielo y de su mitad inferior la tierra firme. Sus lágrimas se convirtieron en las nacientes del Tigris y el Éufrates y de su esencia se le dio forma  a los planetas y las estrellas.

La historia de Tiamat se compone de una serie de simbolismos de carácter mistérico que el estudioso ocultista reconocerá, y que encierran preceptos cosmológicos que se repetirán a lo largo de otros mitos de creación. En la entrada referente al “Nacimiento en la Oscuridad” parte de estos puntos de unión son evidenciados.

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario