El nacimiento en la Oscuridad






La Oscuridad…la noche… las sombras… términos que aun son temidos por muchos y al parecer dudo que en algún momento sean aceptados de forma unánime; en un Universo que se reforma a si mismo a cada instante por voluntad de la Presencia en el Vacio, con nuevas almas que despiertan para ser probadas o en todo caso viejas almas que necesitan re-aprender sus lecciones, es evidente que el Sendero de la Oscuridad es un reto que pocos pueden transitar, no por falta de capacidad, sino mas bien por falta de entendimiento del orden cósmico y de la raíz de la cual todos venimos, aun así mantengo la firme esperanza de que gradualmente la humanidad crezca e interiorice, sin importar si son grandes masas o unos pocos individuos, el elevado concepto del Oscuro Origen de la Creación, del cual hablare enseguida. 

Todo viene de la más profunda y densa Oscuridad, así como el bebe nace de las sombras del vientre materno así mismo nació el cosmos, en aquella región infinita, inalcanzable y etérea, en la cual la Presencia Inefable yacía, ¿acaso pensando? ¿soñando? conceptos humanos que probablemente son insuficientes para describir aquello que era antes de la existencia. ELLA/ÉL la que estuvo primero que todos los Dioses, el que precedió que todas las Sephiras, pues estas son emanaciones de su magnífico poder, allí se forjo “Lo que Debía Ser”, con su energía sin forma, caótica, pero tal vez consciente de su existencia y el futuro de su próxima creación.

ELLA/ÉL, pues en su origen era masculino y femenino. En ese negro útero de la “Naditud” la “Eternidad” surgió, y de ella “La Luz Infinita” resplandeció y fue allí cuando ELLA/ÉL se escindió y el principio del Género se manifestó.

La Gran Señora cuya esencia permaneció en la pasividad energética del principio femenino  y el Señor Oscuro, el Sol Negro en su primitiva esencia, de su atezada luz emergió de las profundidades la Luz Manifiesta, convirtiéndose en la Corona del Cielo, mas manteniendo, cual reflejo del espejo, su esencia Oscura, oculta debajo del que seria El Gran Árbol. Y ahí en la oscuridad la Eterna decidió permanecer, he allí que la oscuridad sea el soporte del Universo y donde se encuentra el Trono de Etérica Obsidiana de la Reina del Infierno y de toda la creación.

La Emperatriz, fuente de toda emanación de Luz y Oscuridad, con el Gran Señor, El Portador de la Luz, como su brazo en acción, Guardián del Cosmos y Soberano de la Manifestación.

Pero todo esto que es simultáneamente mito, alegoría e imaginería, ¿es real? ¿sucedió? ¿Como saberlo cuando escapa a nuestra misma existencia metafisica?, solo importa como encausemos el Poder de la Creencia. Tal vez es un invento. Un mito puede ser un codigo que debe ser descifrado, y cada palabra puede encerrar conceptos diversos detras.

¿Creemos realmente en el Arte en tal historia o es un arcano? ¿Una suerte de visión que sirve como un velo a una realidad superior?

Realmente no importa, no en estos momentos...ahora solo es relevante concatenar ideas, y puntos en común acerca de ese inicio primordial en el Vacio. Esa Idea que ha tenido lugar en tantos lugares dispares. 

Y es que el origen de todo siempre ha estado en la Oscuridad, sea la concepción que yo les he expuesto o en las diferentes culturas que han poblado este Reino, este plano material.

Para muestra tenemos por ejemplo el mito de creación babilónico, el cual han podido leer en esta página; todo nació de la Oscuridad, del vientre de Tiamat, Señora del Agua Salada, en representación del Océano Infinito y al mismo tiempo del Agua Dulce, fuente de vida, pues de ella nace Apsu como su hermano, consorte e hijo.

Por eso ella es “Ummu Hubur” (La Madre del Estruendo) pues es con su voz y movimiento que el Universo comenzó a tomar forma.  En el mito análogo de Sumeria la misma Tiamat, conocida por los sumerios como Nammu, era, y no nos debe extrañar, un Abismo Sin Forma, que abriéndose a si misma crea al Dios Anu, Señor del Cielo, y a Ki, Señora de la Tierra, siendo esta última un mismo aspecto de Nammu como Diosa de la Fertilidad y la Vida. Los mitos de creación sumerio y babilónico son probablemente los mas antiguos de los que se tiene data, lo cual nos da una idea clara para confirmar ese Oscuro Origen del cual les hablo y que permea a muchos pueblos ancestrales.

El tema de una Diosa Primordial y Oscura, y en muchos casos engendradora, es recurrente en diversas culturas, tal vez sea un motivo producto de la asociación entre un Vacío acuático y la capacidad femenina engendradora. 

En el Rig-veda, uno de los muchos textos sagrados de la India, la energía primordial femenina es denominada Mahimata, el cual significa Madre Tierra, teniendo también otros nombres como Viraj, La Madre Universal, como Áditi, La Madre de los Dioses y como Ambhrini, La nacida del Océano Primordial. Una de las formas conocidas de Mahimata es la Gran Diosa Durga, quien en su furia saca de si a su verdadera forma, su esencia pura oscura, caótica pero a la vez amorosa y protectora: Kali.



Kali es ese aspecto primordial y primitivo de la misma Durga, la cual por necesidad, debe dejarlo aflorar para desatar la destrucción que limpiaría al Universo del terror causado por los Demonios, según uno de los muchos mitos hindúes. Lo cual nos permite entender que la misma Kali es la forma más pura de Mahimata, su oscura cara, destructiva pero a la vez creadora, lo cual sin duda nos trae al escenario a la misma Tiamat, pues entre ambas podemos observar ciertas similitudes, y , si consideramos que el Oeste de la India se encuentra geográficamente cerca de Mesopotamia del Sur, y que hay investigadores que encuentran puntos en común entre las tradiciones babilónicas y las encontradas en el Valle de la India, uno puede llegar a interesantes, aunque subjetivas, concepciones. 

Pero ir más allá lo dejo en manos del curioso y el interesado por la antropología, yo, no solo como practicante del Arte, sino también como Ocultista, lo recomiendo sobremanera, uno se llega a sorprender de los interesantes hallazgos, debemos recordar que la ciencia y la magia no deben estar separadas, de hecho en la antigüedad la linea de separación era mas sutil.

Habiendo hecho ese paréntesis, y a riesgo de que esta entrada se vuelva muy larga, puedo continuar exponiendo otros mitos interesantes de creación, que validan ese Nacimiento Oscuro del cual hablo.  

Si nos vamos a uno de los más famosos mitos de creación en el Antiguo Egipto, nos encontramos con que antes de que todo existiese estaba Nuu o Nun, El Océano Primordial, más oscuro que la noche más oscura, más profundo que el más profundo de los abismos,  que existía pero a la vez no, era el Vacío Infinito, el Caos. Aquí encontramos que particularmente y a pesar de ser considerado un Dios, a Nuu se le representaba en ocasiones con forma humana y cabeza de rana, coronado con dos altas plumas.

Como muchos sabrán la rana es uno de los símbolos más antiguos de la Diosa Bruja, en especial en su aspecto oscuro, como la fuente de la vida, la Gran Gestadora, la Señora de la Brujería; la rana es un símbolo de muchas Grandes Diosas relacionadas a la magia y a los misterios iniciáticos en el Arte.

De Nuu surge El Gran Dios Atum quien con su luz, representada por su conciencia activa el Dios solar Ra, trae a manifestación el Universo. Aunado a esto no puedo evitar el mencionar a Iusaaset, llamada la Abuela de los Dioses, quien se decía era la sombra, es decir, el lado oscuro de Atum, y que junto a ella dio vida a los Antiguos Dioses; se decía que ella era la dueña del Árbol de la Vida, para los egipcios el Árbol de Acacia, la estructura que es la columna central del Universo, lo cual, para el que estudia el Ocultismo, resulta extremadamente interesante y esclarecedor.

De nuevo vemos como de la Profunda Oscuridad nace la luz que es la manifestación, siempre el Océano Primordial del cual emerge la vida a partir de la más silenciosa y densa tiniebla. 

Ahora, trasladándonos a Grecia tenemos el mito pre-helénico de creación, llamado el Mito Pelasgo de la Creación, para información del que me lee el término pelasgo se usa para referirse a los pueblos que habitaron Grecia antes de la llegada de los pueblos helénicos per se, por lo que este mito precede a cualquier texto de la Grecia Clásica, y es mas antiguo que la famosa Teogonía de Hesíodo.

Me tomo la libertad de colocarles el mito de la creación en este post, pues me parece sumamente enriquecedor en esa búsqueda por el Nacimiento en la Oscuridad:

En el principio Eurínome, la Diosa de Todas las Cosas, surgió desnuda del Caos, pero no encontró nada sólido en qué apoyar los pies y, en consecuencia, separó el mar del firmamento y danzó solitaria sobre sus olas. Danzó hacia el sur, y el viento puesto en movimiento tras ella,  pareció algo nuevo y aparte con que poder empezar una obra de creación. Se dio la vuelta y se apoderó de ese viento norte, lo frotó entre sus manos y he aquí que surgió la gran serpiente Ofión. Eurínome bailó para calentarse, cada vez más agitadamente, hasta que Ofión se sintió lujurioso, se enroscó alrededor de los miembros divinos y se ayuntó con la diosa. Ahora bien, el Viento del Norte, llamado también Bóreas, fertiliza; por ello las yeguas vuelven con frecuencia sus cuartos traseros al viento y paren potros sin ayuda de un semental. Así fue como Eurínome quedó encinta.

Luego asumió la forma de una paloma aclocada en las olas, y a su debido tiempo puso el Huevo Universal. A petición suya Ofión se enroscó siete veces alrededor de ese huevo, hasta que se empolló y dividió en dos. De él salieron todas las cosas que existen, sus hijos: el sol, la luna, los planetas, las estrellas, la tierra con sus montañas y ríos, sus árboles, hierbas y criaturas vivientes.

Eurínome y Ofión establecieron su residencia en el Monte Olimpo donde él irritó a la diosa pretendiendo ser el autor del Universo. Inmediatamente ella le golpeó la cabeza con el talón, le arrancó los dientes de un puntapié y lo desterró a las oscuras cavernas situadas bajo la tierra.

A continuación la diosa creó las siete potencias planetarias y puso una Titánide y un Titán en cada una: Thía e Hiperión para el Sol; Febe y Atlante para la Luna; Díone y Crío para el planeta Marte; Metis y Ceo para el planeta Mercurio; Temis y Eurimedonte para el planeta Júpiter; Tetis y Océano para Venus; Rea y Crono para el planeta Saturno. Pero el primer hombre fue Pelasgo, progenitor de los pelasgos; surgió del suelo de Arcadia, seguido de algunos otros, a los que enseñó a construir chozas, alimentarse de bellotas y coser túnicas de piel de cerdo como las que la gente pobre lleva todavía en Eubea y Fócida.


"Eurínome creando el Cosmos" de Elsie Russell


Para el interesado el Mito Pelasgo puede encontrase por toda la web, siendo una fuente rica de estudio para el amante de la historia y por supuesto de la magia. 

En la misma Grecia tenemos el mito de creación Órfico, tradición influenciada por diversas creencias de la época. En este mito se cuenta que antes de que todo existiese estaba Nix, la Noche de Alas Negras, quien cortejada por el viento etérico dio a luz al Huevo de Plata, que al quebrarse permite que surja Phanes Protogonos, la Deidad Andrógina que da forma al universo y que crea a los demás Dioses al unirse con su madre y consorte Nix. 

Muchos son los mitos de creación que reiteran ese nacimiento a partir de las tinieblas, yo solo les he mencionado algunos, el lector que realmente desee indagar más en dichas historias se sorprenderá con el hecho de que a pesar de la distancia y diferencias culturales entre cada una de las civilizaciones, lo que yo denomino “Puntos de Encuentro” son variados y de profundo estudio, y poco a poco podrá interiorizar una verdad que trasciende las eras: Todos Venimos de la Oscuridad

Y allí es cuando yo les digo: ¿Por qué temerle al origen? 

No estoy desvalorizando a la luz; tanto la Luz como la Oscuridad, así como la energía femenina y masculina, deben ser respetadas y tenidas siempre en mente, porque si no el desequilibrio llegara a nuestras vidas y ese no es el camino del Mago o el Brujo. Más aun considerando que los Dioses, cuan complejos como son, poseen ambas polaridades en mayor o menor medida, sería ilusorio el encasillar a una deidad en parámetros limitativos mundanos.

No debemos olvidar:  

El Uno se dividió en Dos, y allí en ese trabajo común de complementos dan origen al Tercero, es en definitiva la acción y reacción arrojando un resultante, que es la Creación. El Uno siempre terminara en Tres, pues este último es la concreción de su deseo y voluntad. Una lección que aprendí hace ya algún tiempo gracias a un interesante desarrollo de conceptos numerológicos, en mis estudios de Magia Teutónica, de Kveldulf Gundarsson, y que me continúan sirviendo hoy en día, enriquecidos por otros conocimientos mágicos de otros senderos que transito. 

El entendimiento de la creación y nuestro origen será el primer paso para que, los que lo deseen, se inicien en los brazos de la sombra, pues nuestro origen está en la noche del vientre materno, reflejo del origen cósmico. Si  aprendemos a interiorizar en vida los luminosos y oscuros senderos del Arte, nuestra ascensión por el Gran Árbol será mucho más fácil y gratificante.He ahi el Sendero Torcido.

En ese momento de aceptación seremos hermanos, pues estaremos unidos bajo el servicio de la Oscura Señora y nuestro Hombre Negro en la encrucijada.


Salve a ti que observas en la distancia
Salve a ti Señora de todos los Brujos
Salve a ti invencible Reina
Hacia ti caminamos con la seguridad del sonámbulo
Permítenos acceder al poder de tus misterios
Ilumina con tu antorcha nuestras mentes
Para que así el entendimiento llegue a nuestras vidas 
Que el graznido del cuervo acompañe esta procesión en tu nombre
Y el aullido del lobo junto al sisear de la serpiente sean nuestros cánticos
Hacia tu Oscuridad nos aproximamos
Hijos de la Noche
Apretados entre tus senos
Esperando pacientemente tu abrazo




2 comentarios :

  1. super buena info aun me falta leer el resto de este articulo pero aun asi esta genial espero puedas publicar mas temas asi de vacanos y muy interezantes.

    ResponderEliminar
  2. Un abraso desde el Sagrado Sendero de la Mano Izquierda. desde Santiago de Chile

    ResponderEliminar